1973 SD

El boeing 747 de Columbia Airlines es uno de los aviones más potentes y seguros del mundo. Pero cuando en su camino se cruza una avioneta de pequeñas dimensiones y colisiona con ella en pleno vuelo, las consecuencias parecen ser mortales. El copiloto ha muerto, el capitán está herido grave y solo un hombre (Charlton Heston) parece tener la sangre fría suficiente para ponerse a los mandos de una nave que pronto empezará a caer en picado.

Contenido relacionado