1997 SD

Hades, señor del inframundo, planea destruir al dios Zeus y reclamarse como nuevo soberano de los dioses. Para concretar su venganza consulta su futuro a las moiras-grayas y éstas le dicen que si su hijo Hércules lucha contra él cuando los planetas se alineen, es decir, cuando hayan pasado dieciocho años, será una amenaza para sus planes y no conseguirá reinar sobre el universo. Para destruir al pequeño Hércules, antes de que pueda ser mayor y tenga más fuerza, Hades envía a sus dos esclavos del mal Pena y Pánico a secuestrarlo para que conviertan en mortal al en ese entonces todavía bebé Hércules y lo maten. Justo en el mismo instante que le están dando la poción para que se convierta en mortal, aparecen dos personas (Anfitrión y su mujer Alcmena); y éstos se ven obligados a ocultarse. Más tarde, se convierten en serpientes para poder matar al niño, pero como este no se había bebido la última gota de la poción, no se había convertido completamente en mortal y todavía tenía la fuerza de un dios, por lo que el bebé consigue acabar fácilmente con las dos serpientes.

Contenido relacionado